9 enero, 2018

¿Se puede prevenir la “Legionella”?

La Legionella es un microorganismo que vive en el agua de forma natural y se transporta por el aire en forma de aerosol (dispersión de pequeñas gotas de agua en el aire), es por ello que puede respirarse y introducirse en los pulmones provocando graves daños en la salud.

Para prevenir la proliferación de la bacteria Legionella es imprescindible realizar análisis periódicos según establece la nueva norma UNE 100030 de abril 2017, como los que realizamos en LGS Análisis en aquellos sistemas susceptibles de fabricar aerosoles. En especial en los de mayor riesgo: Torres de refrigeración, condensadores evaporativos, jacuzzis, spas, circuitos de agua caliente, fuentes ornamentales, instalaciones de lavados de vehículos…

La temperatura y la Legionella

La temperatura entre 20 ºC – 50ºC propician la multiplicación de estas bacterias. A temperaturas superiores a 70 ºC la bacteria Legionella muere.

Los análisis de Legionella rutinarios controlan en nuestras instalaciones que no aumente la concentración de estos microorganismos en el agua y por tanto minimiza su emisión al aire que respiramos en forma de aerosol.

Es necesario no olvidar que su multiplicación también ocurre en aguas estancadas o sucias ya que encuentran en este hábitat las condiciones térmicas y nutricionales idóneas.

Para evitar su proliferación se deben tomar estas medidas:
– Análisis de legionella regulares
– Evitar el estancamiento de agua mediante un diseño adecuado de las instalaciones
– Eliminar la suciedad siguiendo programas de mantenimiento rigurosos.
– Desinfección continua
– Control de la temperatura

Esto también se debe aplicar a los equipos que nebulizan agua en las terrazas de bares y restaurantes durante el verano.

Prevención de la Legionella en el hogar

Siguiendo estas medidas se pueden evitar brotes de legionelosis en el hogar:
– Si utiliza filtros en grifos o duchas deben mantenerse siempre limpios. Purgar los grifos una vez a la semana.
– Los grifos de ducha mejor de gota gruesa.
– Una vez al año desinfectar los filtros o difusores.

La norma UNE 100030 no contempla los aparatos de aire acondicionados domésticos como equipos con riesgo de proliferación de la bacteria Legionella, ya que no poseen circuito cerrado de agua, pero esto va siempre ligado a un buen mantenimiento de los mismos.

Actualidad, Noticias ,