10 septiembre, 2019

Recomendaciones para minimizar la exposición a la listeriosis

En los últimos meses hemos oído hablar mucho en los medios de comunicación sobre la listeriosis. Esta es una enfermedad que procede del contacto o ingesta de alimentos contaminados con la bacteria “L. Monocitogenes”. 

Desde Eurofins LGS Megalab te damos todas las claves para que entiendas en detalle la listeriosis y unas recomendaciones para minimizar la exposición a esta patología. 

Acepto la Política de Privacidad y Protección de Datos que he podido leer aquí

Los consejos a seguir para minimizar la exposición

 

Somos lo que comemos, por ello es fundamental controlar qué comemos, no sólo cuando la ingerimos sino también cuando la procesamos y conservamos. Por ello deberíamos tener siempre en mente estos consejos no sólo para la listeriosis:

  • Higiene. En este caso deberíamos preocuparnos por:
    • Lavarnos bien las manos,
    • mantener las superficies en contacto con alimentos limpias,
    • no mezclar grupos de alimentos, y limpiar las neveras.
  • Lavar y desinfectar. Aquí hablamos de alimentos que se van a consumir crudos.
  • Separación. Colocar en zonas diferentes los alimentos cocinados de los crudos.
  • Calentamiento. Los alimentos precocinados deben calentarse a +50ºC:
    • pescados,
    • carnes y
    • cualquier alimento o plato que soporte la temperatura de calentamiento
  • Consumir. La charcutería debe consumirse en:
    • un breve lapso de tiempo después de abierto
  • Tomar solo lácteos que hayan sido pasteurizados.

Algunos de los alimentos que más riesgo tienen de contaminarse por listeria y que, por tanto, no se recomiendan a las embarazadas son:

  • Quesos blandos que no han sido pasteurizados
  • Leche no pasteurizada.
  • Salchichas tipo Frankfurt o análogas si no se calientan bien por encima de 50ºC (No olvidar esta temperatura).
  • Evitar los patés no enlatados.
  • Pescado y marisco crudo.
  • Ensaladas compradas ya listas para comer, se recomienda primero lavarlas bien.

 

¿Cuándo pueden aparecer los síntomas de la listeria?

 

Esta bacteria tiene un período de incubación por lo general, muy largo tras su infección, este período puede, basándonos en las estadísticas, variar entre pocas horas hasta más de 4-6 semanas después del contacto.

Este amplio rango temporal hace que, en ocasiones, es muy difícil de identificar el origen de un brote para las Autoridades Sanitarias.

Con lo que se debe fomentar la información y educación de este tipo de enfermedades contagiosas. Desde el punto de vista clínico, como en cualquier otra exposición a un agente patógeno, los grupos poblacionales más desfavorecidos son siempre los más vulnerables. En este grupo se incluyen:

  • niños,
  • ancianos,
  • pacientes con patologías de base y/o
  • con el sistema inmunológico deprimido y
  • las embarazadas.

¿Cuáles son los síntomas de la listeriosis en el organismo?

Como hemos informado anteriormente sobre la dificultad para llegar a un origen del brote, en la mayoría de los casos esta infección bacteriana sólo ocasiona, en pacientes sanos, patologías que se confunde con:

  • una gripe o
  • genera un cuadro gastrointestinal severo:
    • fiebre,
    • dolores musculares y
    • erupciones cutáneas.
  • IMPORTANTE – Los siguientes síntomas nos ponen alerta:
    • debilidad muscular
    • confusión
    • rigidez de cuello

En otras ocasiones el cuadro clínico puede ser más grave como:

  • una infección sanguínea (septicemia),
  • una meningitis, o
  • abortos espontáneos en embarazada,

Como podemos ver lo antes que se acuda a un profesional como nuestro médico de cabecera, ante cualquier síntoma anómalo mejor.

¿Cómo nos podemos contagiar con la bacteria de la listeriosis?

El contagio puede venir de distintas partes como puede ser el contacto con animales, personas infectadas, tierra y agua, aunque lo más habitual es la ingesta de un alimento previamente contaminado.

Esta bacteria, al contrario que algunas otras que infectan alimentos, resiste condiciones que se pueden considera extremas, tolerando:

  • ambientes salinos,
  • bajas temperaturas (entre 2 ° C y 4 ° C) y
  • AW de otro rango,

Esta capacidad de aguantar estos estados que en principio se consideran extremos, aunque ante la evidencia no lo son tanto, permiten que su viabilidad se conserve en los alimentos infectados. Además esta alta resistencia a algunos métodos de conservación de alimentos genera un gran problema en la producción de los mismos.

El embarazo y la listeria

Antes hacíamos hincapié en el cuidado especial que las mujeres embarazadas deben tener con esta bacteria, ya que aunque los siguientes datos sea únicamente una estimación, los estudios arrojan qué en el:

  • Primer y segundo trimestre de embarazo, si una madre gestante se ve infectada por listeria, la probabilidad de aborto se sitúa entorno en un 20%.
  • A partir de estos trimestres aumenta la posibilidad de partos prematuros, y otras complicaciones.

Una vez ingerido el alimento contaminado la listeria se absorbe en el aparato digestivo y en embarazadas, puede llegar a la placenta, uno de sus tejidos preferidos, y desde allí puede dañar al feto.

Ante cualquier síntoma adverso en personas, y que coincidan con la clínica descrita anteriormente, y más si se pertenece a un grupo de riesgo de los anteriormente citados, debe acudir lo antes posible a su centro médico de referencia.

  • RECORDATORIO – Nuestro sistema inmunitario juega a nuestro favor, por lo que cuanto más nos cuidemos, mejor serán nuestras expectativas y nuestras defensas para luchar contra patógenos.

Acepto la Política de Privacidad y Protección de Datos que he podido leer aquí

Actualidad, Noticias , , ,