16 noviembre, 2016

Marca en agenda tu análisis general antes de una competición

Últimamente vemos que cada vez son más las personas que se animan a iniciarse en el mundo del deporte. Algo que nos congratula y que desde LGS-Análisis queremos seguir fomentando. Una vida proactiva siempre es sinónimo de una buena salud. Pero como todo, las modas van, vienen, se instalan y tienen unas consecuencias. En este caso, queremos recordar que una mala praxis deportiva puede afectar a tu salud.

Entre las personas que hacen ejercicio, podemos distinguir aquellas que solo lo hacen de forma ocasional, los días libres. Y aquellos que hacen del deporte una forma de vida e intentan incluirlo en su rutina diaria. Ambos segmentos de población pueden verse expuestos a lesiones o problemas cardiovasculares, entre otros.

Al mismo tiempo hay deportistas que llevan al cuerpo a actividades extremas, como las tan de modas pruebas de trail. Esto, sin realizar antes un chequeo exhaustivo para conocer el punto inicial de nuestro organismo, es muy peligroso.

¿Pero cómo podemos saber si necesitamos este chequeo? Lo ideal es que una vez al año te hagas una revisión médica y que dentro de este chequeo incluyas un análisis general de sangre. Esto le permitirá al facultativo conocer ciertos parámetros básicos. Así por ejemplo, gracias a este análisis básico se puede tener un informe detallado de:

Niveles de glucosa en sangre: fundamental para conocer si tienes algún problema de azúcar. Muy recomendable además, si en tu familia hay antecedentes de diabetes ya que cuanto antes se detecte antes se podrán prevenir determinadas patologías asociadas.

Hemograma y velocidad de sedimentación globular: gracias a esta prueba se podrán detectar si existe determinados procesos inflamatorios que pueden ser sinónimo del desarrollo de tumores o el resultado de procesos infecciosos.

Colesterol: de su resultado dependerá que debas cambiar o no tus hábitos alimenticios. Desde LGS-Análisis te insistimos en la necesidad de mantener una dieta sana, equilibrada y que sobre todo se ajuste a tus necesidades físicas.

Triglicéridos: seguro que has oído hablar de ellos. Se trata de un tipo de grasa que existe en la grasa y que debes mantener a raya si quieres seguir gozando de una buena salud. Lo ideal es que estén siempre por debajo de los 150mg/dl. Tener un nivel elevado puede estar asociado a problemas coronarios y pancreatitis.

Urea: su concentración en sangre nos indicará si tu riñón funciona bien o no. Esta aparece como resultado de la síntesis de las proteínas y llega la sangre con el objetivo de ser eliminada mediante la orina. Si este proceso falla es cuando pueden aparecer los problemas renales.

GPT / GOT / GGT: Este dato nos permite analizar tu hígado,pero también los riñones y el corazón. Las transaminasas pirúvica (hígado y riñones) y oxalacética (hígado y corazón), cuyo seguimiento es fundamental si queremos detectar y/o evitar enfermedades como la hepatitis o el hígado graso. También detecta daños musculares y lesiones.

Sistemático de orina: para conocer cómo se regulan y gestionan los líquidos en el cuerpo.

Como puedes comprobar, la realización de una prueba tan sencilla y básica, te puede ayudar a cambiar los parámetros de tu vida. Al mismo tiempo que te puedes dar cuenta de la necesidad de iniciar pautas saludables.

Actualidad, Noticias