9 agosto, 2016

La Sífilis, una enfermedad del S.XVI que continúa vigente en nuestros días

Las Enfermedades de Transmisión Sexual son aquellas cuyo contagio se produce a través del contacto sexual, ya sea homosexual o heterosexual. En la actualidad algunas de estas ETS continúan creciendo entre la población y una de ellas es la Sífilis. Esta patología fue catalogada por primera vez en el S.XVI y a pesar de conocerla en profundidad, los médicos lamentan que se vean en las consultas cada vez más casos. Nosotros en LGS Análisis realizamos las pruebas para detectarla. Si no es tratada convenientemente, puede acarrear nefastas consecuencias. En sus primeros estadios cursa sin síntomas, por lo que la realización de las correspondientes pruebas diagnósticas es vital para iniciar cuanto antes el tratamiento.

Los últimos datos recogidos por la Red Nacional de Vigilancia Epidemiológica han arrojado un dato preocupante, ya que se ha detectado un incremento de los casos de ETS en España y más concretamente, en Canarias. Este organismo público alerta de que patologías como la gonorrea, la chlamydiae y por supuesto, la Sífilis, han experimentado un incremento de los casos. Esto es debido, en gran medida, al relajamiento en las medidas de prevención y por supuesto en la extensión de los contagios al desconocer que se padece dicha enfermedad, dado que en sus primeros estadios cursan sin síntomas.

Una de las Comunidades que más casos ha declarado de Sífilis ha sido Canarias, donde se registraron casi 11 positivos por cada 100.000 habitantes. Esta cifra supera con creces la media nacional, situada en 8 casos. Esta enfermedad tiene un período de incubación relativamente largo, desde 2 semanas hasta los 90 días, en determinados casos. Por ello es preciso diagnosticarla a tiempo para evitar complicaciones y nuevos contagios.

Primera fase

La Sífilis es causada por una bacteria y se transmite de una persona a otra a través del contacto con los ‘chancros’, que son pequeñas úlceras que suelen aparecer en las zonas de contagio. Estas lesiones son extremadamente contagiosas, ya que su supuración, en contacto con la piel, causa la inoculación de la bacteria. Al mes y medio estas heridas desaparecen, lo que anuncia la llegada de la segunda fase de la enfermedad.

Segunda fase

En esta segunda etapa suelen aparecer síntomas como la pérdida de peso, fiebre, erupciones cutáneas o caída del cabello, entre otros. Estas erupciones de la piel, en caso de presentar una herida, pueden ser muy contagiosas. Al tiempo esta fase también finaliza y la enfermedad permanece silente durante mucho tiempo hasta la aparición de nuevos síntomas, coincidiendo con el comienzo de la tercera fase.

Tercera fase

En esta última fase, la Sífilis ataca al sistema nervioso, provocando graves trastornos. Entre ellos destacan lesiones en la médula espinal, en las conexiones nerviosas o incluso cardiopatías y lesiones cerebrales. En casos graves puede terminar con el fallecimiento del enfermo.

Tratamiento de la enfermedad

Para iniciar el tratamiento primero hay que determinar si realmente se trata de la bacteria que ocasiona la Sífilis, ya que los síntomas anteriormente descritos pueden corresponder con múltiples enfermedades. En LGS Análisis contamos con un perfil de última generación capaz de detectar hasta 9 agentes patógenos relacionados con ETS, entre ellos el de la bacteria que genera la Sífilis. Una vez detectado, el tratamiento con antibióticos es muy eficaz en la etapa primera y segunda. Para pacientes con estadios avanzados, es preciso utilizar un tipo de antibióticos más potente.
La enfermedad puede dejar graves secuelas, como ceguera, demencia, problemas en el sistema cardiovascular o incluso de movilidad, en caso de que se hayan visto afectadas las conexiones nerviosas.

Actualidad, Noticias