3 agosto, 2018

Las consecuencias de las Infecciones de Transmision Sexual no diagnosticadas

Las enfermedades o infecciones de transmisión sexual son una epidemia en el siglo XXI. La más frecuente es la infección por virus del papiloma humano (VPH), que ha llegado a afectar a casi el 80% de la población sexualmente activa.

Otras ETS habituales son la clamidia, la sífilis, la gonorrea, el herpes genital o el VIH. Por ejemplo, en Canarias, desde el año 2000 se han registrado más de 4.400 nuevos contagios de VIH.

No diagnosticar a tiempo las ITS puede conllevar graves consecuencias en quien las padece. En el caso de tener herpes o sífilis se triplica el riesgo de contraer VIH.

Las infecciones por VPH provocan cada año más de medio millón de casos de cáncer cervicouterino y más de 250.000 defunciones.

Por otra parte, la gonorrea y la clamidia son causantes de enfermedades inflamatorias de la pelvis que pueden provocar infertilidad o embarazos de riesgo.

Finalmente, al producirse un contagio de la madre al hijo durante la gestación puede ocasionar partos prematuros, muerte prenatal o deformidades congénitas.

Durante los meses de verano es cuando aumenta el contagio de estas enfermedades, si tienes alguna duda hazte la prueba LGS de enfermedades de transmisión sexual. 

¿Cómo es el contagio de las ETS?

Aunque hay una creencia extendida de que solo se contagian mediante contacto sexual, también se pueden contagiar por vía sanguínea o al feto durante el embarazo, lo que se conoce como transmisión vertical. En este último caso es habitual el contagio de hepatitis B o C, el VIH o sífilis, lo que tiene graves consecuencias para el feto.

El origen de las ETS

Las enfermedades de transmisión sexual pueden estar causadas por un virus, como el herpes simple o VPH; por bacterias, como la clamidia, el gonococo… ; también por protozoos o ectoparásitos.

No siempre van a presentar unas lesiones dermatológicas visibles y en muchos casos ni siquiera muestran síntomas que hagan sospechar de la presencia de la misma. Algunos pacientes si manifiestan síntomas notables como dolor abdominal, ardor, secreción uretral, cambios en el fluo vaignal o úlceras genitales.

Diagnóstico de ITS mediante análisis de orina y de sangre

En nuestros laboratorios disponemos de un análisis de sangre y orina que permite detectar las ETS, incluso cuando el paciente no tiene síntomas. Esta prueba se realiza mediante biología molecular de siete patógenos (Chlamydia trachomatis, Neisseria gonorrhoeae, Mycoplasma hominis, Mycoplasma genitalium, Ureaplasma parvum, Ureaplasma urealyticum y Trichomonas vaginalis en orina) que se transmiten a través de las relaciones sexuales. Además, este perfil permite detectar el VIH y Sífilis en sangre.

Actualidad, Noticias , ,